En varias ocasiones he visto un escrito enmarcado a la entrada de diferentes empresas con el título “Nuestra Misión”. Algunos de estos escritos son largos, otros enredados y con palabras tan rebuscadas que tendríamos que llamar a la junta directiva para que nos explicaran lo que tratan de decir.

Tener la misión escrita en una pared en la empresa no sirve de nada si no se encuentra escrita en el corazón de toda nuestra organización y en la mente de nuestros clientes quienes entienden la manera en que hemos decidido trabajar en búsqueda de su satisfacción y felicidad.

En este pequeño artículo quiero recordar la importancia de definir la misión en cualquier tipo de proyecto, sea empresarial o personal. También quiero dar unos consejos sobre cómo hacerlo correctamente.

¿Cuál es la misión o el propósito de la vida de nuestra empresa? o ¿Cuál es la misión del proyecto que están realizando en este preciso momento?

Aunque son preguntas con una alta profundidad de reflexión y análisis, es necesario enfrentarnos a ellas y empezar a dirigir nuestros esfuerzos para desarrollar esta misión junto con todo nuestro equipo de trabajo.

La declaración de la misión refleja la “razón de ser” de nuestra organización y la filosofía empresaria que busca generar una sonrisa en un cliente satisfecho y satisfacción del trabajo bien hecho de nuestro talento humano. Nuestra empresa trabaja por desarrollar esa misión, se convierte en nuestra razón de ser, de tal modo que guía nuestra toma de decisiones, nuestros proyectos y nuestros objetivos corporativos.

Para poder definir una adecuada misión para nuestra empresa o nuestros proyectos, nos podemos guiar de la respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Para quién trabaja nuestra empresa? (Identificar a nuestros clientes por medio de un correcto proceso de segmentación geográfica, demográfica, psicográfica y conductual).
  • ¿Qué es lo que esperan nuestros clientes o stakeholders de un proyecto como el nuestro?
  • ¿Verdaderamente hacemos que nuestra marca, empresa o proyecto ayude a nuestros clientes como ellos lo necesitan?
  • ¿Cómo lo hacemos? (características diferenciales que buscan generar valor)
  • En la mayoría de las ocasiones, es recomendable reformularse estas preguntas cada cierto tiempo. Las organizaciones son dinámicas y constantemente pueden encontrar nuevos horizontes y oportunidades. No es obligatorio casarnos para toda la vida con una sola misión y por el contrario, estar atentos a nuevas oportunidades podrían llevarnos a generar una nueva redacción de este postulado.

PASOS PREVIOS PARA CONTESTAR ADECUADAMENTE LAS CUATRO PREGUNTAS PARA REDACTAR NUESTRA MISIÓN:

Antes de llegar a las respuestas de las anteriores cuatro preguntas es útil que la empresa o el equipo del proyecto pase por un proceso de reflexión frente a los siguientes aspectos:

  1. Identifique el entorno interno y externo de su empresa o proyecto.
    Recuerde que el entorno interno es todo aquellos aspectos de su empresa que puede controlar como el producto que comercializa, las materias primas, el precio, la estrategia de distribución, las actividades de publicidad, entre otros.
  2. Realice un listado de las partes interesadas (stakeholders). Recuerde que sus clientes no son la única audiencia importante de su empresa. La comunidad, los grupos de referencia, los proveedores, distribuidores, entre otros, hacen parte de las audiencias de interés de todas las empresas y proyectos.
  3. Realice un listado de los intereses legítimos o aspectos más importantes que las partes interesadas esperan obtener de su empresa o proyecto.
  4. Enumerar los criterios del éxito que se van a utilizar para juzgar los resultados del proyecto. (Indicadores de gestión correctos)

 

Cuando redacte la misión de su proyecto o de su empresa o su proyecto siempre tenga en cuenta la descripción de lo que su equipo realiza para lograr la satisfacción de sus clientes, consumidores o stakeholders.

Identifique de forma correcta y minuciosa todo aquello que los clientes del proyecto esperan del mismo. Para ello, es recomendable que no sean los mismos miembros del equipo o de la empresa quienes proporcionen esta información, sino los propios clientes o demás audiencias de interés.

Para esto es necesario trabajar de la mano de una buena investigación de mercados que ayude a definir la misión que nuestros clientes esperan encontrar en nuestra empresa de tal manera que generemos valor diferencial en el momento en que nos comparen con nuestra competencia.

Sólo satisfaciendo las necesidades de nuestros clientes de una manera correcta, diferente, en el momento y lugar adecuado, podremos generar el valor que esperan obtener por mas que nuestro precio sea más alto que el ofrecido por la competencia.

 

INVLOUCRANDO A NUESTRO EQUIPO DE TRABAJO EN EL DESARROLLO DE LA MISIÓN

Como lo explicaba al principio del artículo, de nada nos sirve tener la misión plasmada en los muros de la empresa si no se encuentra impresa en el corazón de nuestros colaboradores. Mi recomendación es que no solo informe a los trabajadores de qué se trata la misión mediante un correo electrónico o mediante la indicación de pasar por la pared y leerla. Realice una capacitación constante y periódica por medio de talleres. Dos veces al año o anualmente explique por qué razón se llegó a definir la misión de la empresa. Identifique la filosofÍa y los valores empresariales que permitieron la redacción de esa misión y escuche las opiniones que sus trabajadores tienen frente  la misma.

Por medio de talleres prácticos y creativos permita que sus colaboradores se involucren en la construcción de la misión de la empresa. Por ejemplo, podría colocar un tablero en algún lugar visible en la empresa, y escribir la misión que han definido en el centro del tablero. Entregue revistas, tijeras, pegante o chinches, la idea es que cada uno encuentre imágenes en las revistas que resuman la manera como aportarán al desarrollo de la misión por medio de su trabajo o actividades a desarrollar en la empresa o en el proyecto. Al finalizar el ejercicio tendrán que pegarlas junto con su nombre al tablero como un compromiso. Ubicar este tablero en una zona visible permitirá que nuestro equipo se involucre y recuerde su compromiso en el desarrollo de esta misión.

 

COMUNICANDO LA MISIÓN DE NUETSRA EMPRESA AL CLIENTE Y DEMÁS AUDIENCIAS DE INTERÉS

Una vez que nuestro equipo se involucre con la misión que hemos definido, debemos comunicara a nuestros clientes para que puedan entender nuestra manera diferencial de hacerlos feliz. Recuerde que la esencia de la misión es definir la manera como vamos a trabajar para ellos y que de esta forma puedan entender que somos la mejor opción.

La mejor manera de comunicar es actuando, permita que su cliente encuentre la misión de su empresa en cada momento de verdad, en cada pieza de comunicación, en cada visita. No es necesario escribirla, vívala en su manera de relacionarse con su cliente y de vez en cuando compártala con ellos y genere una retroalimentación que le permita saber si ellos la entienden, la comparten y la ve reflejada cada vez que interactúan con cualquiera de los elementos de la empresa.

No olvide que la investigación de mercados siempre le permitirá conocer de primera mano la opinión de sus clientes para disminuir el error en la toma de decisiones.

 

Me encantaría conocer su opinión frente a este artículo, también podrá ayudarme a compartirlo por medio de Redes Sociales con otras personas y empresarios que necesiten esta información.