Un proyecto consta de múltiples facetas y disciplinas las cuales intervienen directa o indirectamente obligándonos desde el principio a identificar la manera correcta en que debemos organizar cada una de las actividades involucradas y su nivel de importancia.

La correcta planificación nos ayuda a establecer la prioridad de cada una de las actividades y a tener un mejor control del tiempo para ejecutar un proyecto con la calidad deseada y con éxito.

A todo este proceso se le conoce como planificación en los proyectos.

 

¿Por qué debemos realizar una buena planificación para nuestros proyectos?

La respuesta es muy sencilla. Utilizar una buena planificación para nuestros proyectos es la clave para una correcta ejecución de las distintas fases del proyecto.

Entonces, cuando hablamos de planificar podemos decir que se trata de el conjunto de acciones para establecer cada una de las actividades a realizar con el fin de lograr los objetivos planteados.

 

¿Qué se entiende por planificar en el ámbito de las organizaciones?

En este ámbito, el termino “planificar” se puede interpretar como la acción de seleccionar una serie de objetivos empresariales y establecer los procedimientos, programas y por supuesto las políticas necesarias las cuales harán posible lograr nuestros objetivos organizacionales y por supuesto llevar a feliz término nuestro proyecto empresarial.

 

¿Cómo debe ser una buena planificación de proyectos?

Una buena planificación de proyectos debe poseer tres características fundamentales:

– Debe ser sistemática
– Flexible
– Disciplinada

El director de proyectos será quien lidere todo el proceso de planificación de los proyectos. Es de suma importancia su experiencia en cada una de las etapas del proyecto, desde su concepción hasta la ejecución del mismo.

Los directores de proyectos que han realizado su trabajo con éxito comprenden que la planificación es un proceso interactivo que se debe desarrollar durante todo el ciclo de vida del proyecto.

 

Es muy importante la planificación en torno al proyecto debido a que:

– Si se logra la comprensión adecuada de las tareas antes de realizar el trabajo, éstas pueden ser pre-programadas. Esto facilita la adecuada organización a la hora de asignar los recursos disponibles de una manera óptima. Siempre limitados para poder alcanzar los objetivos planteados.

– Si no logramos comprender las tareas, durante el proceso de ejecución surgirán cambios inesperados en la asignación de recursos, programas y por supuesto prioridades de la empresa.

– Mientras más grande sea la incertidumbre con respecto a las tareas mayor será la cantidad de información que se tendrá que procesar para asegurar su realización efectiva